Filosofía Fundamental

Seminario Permanente de Reología

Protocolo de la segunda sesión de la tercera temporada
(SPR, T3, S2)


Nota: Este protocolo cumple una función de registro, no refleja enteramente todo lo ocurrido en la sesión, sino que sólo indica puntos esenciales. En ningún caso este y los otros protocolos sustituyen los textos académicos sobre reología, muchos de los cuales pueden hallarse en la Revista de Filosofía Fundamental.


Protocolo

  1. La reología es una herramienta con la cual hacer filosofía; está objetivada para su uso público -tal como se mencionaba en la primera sesión-. Y así como el martillo -que no es de nadie y, por eso, es de todos- está objetivado como herramienta de construcción, así la reología es de suyo una herramienta de investigación de lo real. Sin embargo, no se trata de cualquier herramienta, sino de una específica que cuenta con características específicas. En la presente sesión se revisan dos de ellas, a saber, que se trata de una herramienta explicativa y factual.
  2. La reología no busca quedarse en un momento descriptivo de la investigación, donde corresponde informar sobre una cosa casi que de forma fotográfica mostrando lo que se da frente a la “cámara”. Una herramienta que tuviese este carácter no significaría que estuviera errada, de hecho, la reología es un segundo momento de una previa investigación descriptiva, pero sí se trataría de una forma insuficiente para ir a cabalidad tras la realidad de las cosas. La reología, por tanto, no se trata de una herramienta descriptiva; va más allá de la descripción, buscar dar explicaciones. 
  3. Explicar pudiese significar metafóricamente (y etimológicamente) como desenvolver aquello que se encuentra envuelto; desde la reología se trataría de desenvolver la realidad envuelta en la cosa o, como dice el lema reológico, profundizar en la realidad rea de la res. Hay que traer a presencia los fundamentos. En este sentido, explicar pudiese ser un sinónimo de fundamentar, siempre y cuando se entienda que desde el momento en que asumimos que nuestra razón es «impura» y que la realidad es abierta y dinámica, toda búsqueda de fundamento será siempre parcial, provisional, local y en gerundio.
  4. Respecto al carácter factual, primeramente habría que puntualizar que las condiciones efectivas de la realidad histórica van mostrando un horizonte de posibilidades para echar a andar el camino. Al respecto, cabría decir que la cualidad factual de la reología se encuentra alojada precisamente en una exigencia de aquella realidad expugnada desde dos veredas: 1) una situación histórica que comenzó a ubicar en el centro del problema filosófico la realidad, pero investigándola a través de tendencias especulativas, inoperantes en la actualidad, y 2) una situación académica -por cierto, también histórica- que, orientada desde esta tendencia, resultó en tratar la realidad con ausencia de rigor y responsabilidad, imaginándose a sí misma más una filosofía de sillón que apegándose a la realidad para construir una filosofía fundamental de lo real.
  5. De este modo, estas dos características, explicativa y factual, se encuentran enlazadas para la reología toda vez que considera que para explicar X no se puede no saber de X, y saber de X es precisamente apostar por la factualidad.


3 pensamientos sobre “SPR, T3, S2

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *